viernes, 5 de abril de 2013

Kansuke Yamamoto
























Se inició en la fotografía de la mano de su padre, que cultivaba el pictorialismo, pero pronto se dejó influir por el surrealismo europeo y, entre las décadas de los años treinta y los setenta, militó en grupos de vanguardia que predicaban el inconformismo y el arte como vehículo para la crítica social. Fue uno de los promotores del grupo Nagoya Foto Avant-Garde y creó la publicación Yoru no Funsui (La fuente nocturna) dedicada a arte y literatura surrealistas.

Sus fotografías están marcadas por el humor y la provocación: en Templo budista (1940), por ejemplo, muestra un teléfono dentro de una jaula de pájaro en una metáfora de la represión ideológica creciente en Japón, que motivó la detención del artista para ser interrogado por la Policía a causa de los contenidos de sus publicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario